El Lavavajillas, un genial electrodoméstico inventado a finales del SXIX, que nos hace las tareas domésticas más fáciles diariamente, tenemos que darle especial atención en cómo utilizarlo y hacerle un buen mantenimiento.

Toma nota de estos consejos:

  • No enjuagues los platos antes de meterlos en el lavavajillas, basta con retirar los restos de comida.
  • Usa el programa adecuado en función de la carga del lavavajillas. Para un mayor ahorro llena el lavavajillas o usa programas de media carga en caso de que no esté lleno.
  • Usa programas cortos y a baja temperatura. Al lavar a baja temperatura se produce un importante ahorro de energía.
  • Mantén el lavavajillas limpio y libre de incrustaciones. Par obtener una correcta higiene y limpieza de la vajilla, debemos cuidar la higiene del propio aparato. Podemos optimizar su funcionamiento además de alargar su vida útil teniendo en cuenta estas pequeñas normas:

    • Vaciado y limpieza periódica de los filtros, cestillos e interior de la máquina.
    • Vigilar con los niveles de sal, en especial si el agua es muy dura (rica en cal)
    • Uso del abrillantador según recomendaciones del fabricante.
    •  Limpieza y descalcificación del aparato de forma periódica.
      • Para evitar que la cal se incruste en los circuitos de agua caliente, impidiendo que el agua llegue a la temperatura óptima de trabajo para un correcto funcionamiento del lavavajillas.
      • Y una buena limpieza del lavavajillas para evitar la formación de biofilms generados por la acumulación de residuos orgánicos procedentes del resto de comida en la vajilla. Estos biofilms si no son eliminados dan lugar a la proliferación de bacterias y hongos, que pueden ser nocivos para la salud. Vean este estudio publicado por Fungal Biology’, la revista de la Sociedad Micológica Británicalimpiador cafetera 220x140

Les recomendamos usar productos específicos como Careli Limpiador de Cafeteras, que además de la cal eliminan la actividad microbacteriana.

Ventajas de usar el lavavajillas:

  • Ahorro de agua. Distintos estudios cifran un ahorro de 30,6 litros de agua diarios con el uso del lavavajillas en vez de lavado manual, de los cuáles 27,4 litros por día son de agua caliente.
  • Ahorro de energía. Este estudio verificó también un balance positivo en el consumo de energía, que se evaluó en un ahorro de 1,06 kWh diarios.
  • Efectos higiénicos: El lavado en el lavavajillas garantiza un aclarado sin restos de detergente y un proceso de desinfección gracias al secado en caliente.
  • Ahorro de detergente: El uso de pastillas puede suponer un ahorro importante de detergente frente al detergente manual.
  • Ahorro de tiempo y comodidad. Se estima que cargar y descargar el lavavajillas puede tomar un tiempo medio de 15 minutos, que comparados contra los 35 minutos de lavar a mano, suponen un ahorro anual significativo en tareas domésticas.
  • Disminuye los riesgo de rotura: La mayoría de roturas se produce porque resbalan los platos enjabonados. Con la introducción de los platos en el lavavajillas se reduce el riesgo de rotura.
  • Ganar orden: Los platos sucios, vasos y cubertería van directamente al lavavajillas, y del lavavajillas al armario, sin ocupar espacio en la cocina y quedando todo más recogido y ordenado.