Cada tipo de ropa, ya sea por el tipo de tejido o el color, requiere un trato especial.

Para mantener el blanco de la ropa es aconsejable seguir estas recomendaciones:

– Separar las prendas blancas de las de color.

– Dentro del conjunto de prendas blanca, y siempre que la cantidad de ropa lo permita, separar por nivel de suciedad y por tipo de tejido, ya que cada uno de ellos deberá ser lavado de forma distinta. En general podemos hacer distinción de tres grandes grupos:

  • Delicada: blusas, camisas, ropa interior de tejidos finos.
  • Algodón o sintética
  • Toallas, mantelería y sábanas

Lavado de ropa blanca delicada

Verifica en la etiqueta que las prendas sean lavables a máquina. Si son lavables a máquina utiliza agua fría escogiendo un programa y un detergente especial para ropa delicada. Si no son lavables a máquina y deben ser lavadas a mano, diluye una pequeña cantidad de jabón en un cubo de agua y remoja las prendas y luego enjuágalas en agua.

Seca las prendas a baja temperatura, siempre comprobando si se puede usar la secadora.

Lavado ropa blanca de algodón o sintética

Aunque la mayoría de esta categoría de prendas podrá ser lavada a máquina y con temperatura, comprueba las etiquetas.

Para lavar a máquina, escoge un programa de agua caliente y ropa normal, si la ropa tiene un nivel de suciedad alto, o delicada, si el nivel de suciedad es bajo.

Utiliza detergentes especiales para ropa blanca, que normalmente contienen blanqueantes ópticos o de otro tipo, que suelen ser menos agresivos que la lejía, aunque puedes utilizarla siempre que en la etiqueta no lo contraindique.

Durante el secado puedes utilizar la secadora para las prendas de algodón, alta temperatura, y para las sintéticas, temperatura media. Comprueba siempre las etiquetas para el uso de la secadora.

Lavado de toallas, mantelería y sábanas

Este tipo de prendas tienen tendencia en formar hongos y moho, por su eliminación aconsejamos lavar en la lavadora con un programa para ropa normal y agua caliente.

Utiliza detergentes especiales para ropa blanca, o si lo prefieres, añade un blanqueador al detergente.

Para secar las prendas puedes utilizar la secadora a temperatura elevada, es conveniente revisar la etiqueta para el uso de la secadora.

Trucos para el secado y almacenamiento de la ropa blanca

Secado al sol. El sol es un blanqueante natural, así que siempre que sea posible tiende las ropas al sol en un tendedero o extiéndelas en el césped.

Almacenamiento de la ropa. Es conveniente guardar la ropa con menos rotación, cómo las sábanas y la mantelería, en un lugar fresco y oscuro, sin que quede muy apretada para que pueda airearse. Envuélvela con un papel oscuro (ver que no destiña) para evitar que pase la luz y se vuelva amarillenta.