Mantenimiento Regulador

Muchas veces pensamos que el regulador y el chaleco son elementos indestructibles y de funcionamiento ilimitado; y que es lo mismo un equipo de alquiler, prestado por una escuela de buceo o un equipo propio.Cuando se trata del regulador, del cual depende la vida del buceador, es muy importante seguir las instrucciones del fabricante para tener un equipo en perfecto estado.

Los reguladores deben cumplir mantenimientos periódicos para poder garantizar un perfecto funcionamiento, a lo largo de su vida útil. Un regulador de un buceador activo (de 15 a 20 inmersiones anuales) requiere un mantenimiento anual, pero si el equipo es de alquiler será necesario realizar mantenimientos con mayor frecuencia (cada 3-6 meses).

A parte de la revisión periódica, un síntoma de un regulador que requiere servicio técnico, son los silbidos o ruidos cuando inhalamos. También si vemos el filtro cónico de entrada de la primera etapa oxidado, con residuos o taponado será necesaria su revisión.

Les aconsejamos hacer el mantenimiento en un centro especializado, dónde dispondrán de las herramientas y productos adecuados.

El mantenimiento consiste en:

Chequeo de fugas o pérdidas: Se realiza con el regulador presurizado y sumergido en agua. De esta forma se puede visualizar cualquier pérdida de aire.

Desmontar y inspeccionar los elementos: Se realiza según las instrucciones del fabricante.

Limpieza: Es aconsejable limpiar las piezas con productos específicos como CARELI REGULATOR CLEANER. Este producto permite realizar el desengrase y desincrustación de las piezas tanto por inmersión o manualmente como por ultrasonidos.

Si realizamos la limpieza por inmersión o manualmente aconsejamos trabajar a una dosis del 25% aproximadamente, a temperatura ambiente, dejando actuar el producto durante media hora; aun así el producto puede dejarse actuar durante horas ya que no ataca a la mayoría de materiales.

Si realizamos la limpieza por ultrasonidos, aconsejamos trabajar a una dosis entre el 3% y el 5%, a una temperatura entre 50ºC y 60ºC, dejando actuar el producto entre 2 y 6 minutos, dependiendo de la suciedad de las piezas.

Reemplazo de elementos indicados por el fabricante y los defectuosos o desgastados. Se realiza una lubricación de las piezas.

Montaje: Se realiza según instrucciones del fabricante.

Calibración y pruebas: en la primera etapa se verifica la presión intermedia y se ajusta al valor especificado por cada fabricante. Y en la segunda se ajusta la posición de la palanca de la válvula.

Recuerde que además del mantenimiento del regulador es importante, después de cada inmersión realizar los siguientes pasos:

  • Purgar varias veces el regulador mientras está conectado a la botella de aire para eliminar restos de agua y evitar la humedad.
  • Sacar el tapón antipolvo con el aire de la botella y colocarlo en la entrada del aire de la primera etapa y ajustar.
  • En caso de segundas etapas con ajuste de esfuerzo de respiración, cerrar un poco el ajuste para evitar entrada de agua en la manguera.
  • Colocar el regulador en un baño de agua dulce durante 30 minutos, para eliminar residuos y restos de sal.
  • Enjuagar con agua
  • Guardar el regulador en seco y la segunda etapa hacia arriba, para escurrir cualquier posible resto de agua de las mangueras.

Mantenimiento de los trajes de buceo

Los trajes de submarinismo son fundamentales para realizar las inmersiones en aguas que no son cálidas y donde la temperatura de las mismas no es igual a la del cuerpo (32ºc). Éstos ofrecen protección y confort térmico permitiendo que el buzo se mantenga el tiempo necesario en las profundidades.

A la hora de comprar trajes, debemos tener en cuenta una serie de factores, tales como: confort, grosor del traje, talla, etc. Es importante saber elegir el grosor del traje, que debe ser apropiado a la temperatura del agua en la que vayamos a hacer la inmersión.

Los trajes de neopreno deben ajustarse al cuerpo como un guante. Debemos sentirlo como una segunda capa de piel. El mejor traje es el que cumple con la función para la que ha sido fabricado: proteger el cuerpo del frío. Cada aficionado debe buscar el neopreno que se adapte mejor a sus características físicas, en las tiendas encontrarás trajes para hombre, mujer y niños.

  • Trajes húmedos: entre la piel y la cara interna del traje se crea una película de agua que al entrar en contacto directo con el cuerpo logra adquirir su calor aislando el frío exterior. Depende de la temperatura del agua disponemos de diferentes grosores de traje, de 2 a 8 mm. Los trajes de protección mínima son fabricados en lycra o derivados, y se utilizan en piscinas o aguas cálidas. El resto suelen ser de neopreno.
  • Trajes semi secos: están diseñados para sumergirse en aguas frías, por lo que su grosor mínimo es de 7mm. La capucha y las botas son parte del traje a diferencia de los anteriores que normalmente vienen separados.
  • Trajes secos: proporciona una excelente protección térmica. El buceador estará seco, es decir, emplea el aire como barrera y no el agua como los anteriores. Esto puede llegar a ser un problema ya que genera flotación, lo que hace necesario que se aprenda a utilizarlo previamente. Posee un mecanismo de inflado que ingresa el aire que aísla el cuerpo del frío, y es necesaria la ayuda de un compañero para poder ponérselo. Los materiales más utilizados para su fabricación son el neopreno prensado y el neopreno de membrana.

¿Cómo hacer el mantenimiento?

Después de cada inmersión se tiene que como mínimo aclarar el traje con agua dulce dejándolo secar al aire sin que le dé el sol. Recomendamos en casa introducir 50 ml del producto Careli Neoenzim en la lavadora e introducir un programa de centrifugado, de esta forma eliminaremos los malos olores producidos por la salinidad del mar y efectos fisiológicos mientras se bucea.

Normalmente los centros de inmersión disponen de unas cubetas para aclarar los trajes, dónde los mismos incorporan el producto Careli Neoenzim (o similar) en su interior, asegurando la higienización y desodorización de los mismos.

A final de temporada recomendamos lavar los trajes en la lavadora, programa sintético a una temperatura máxima de 40 ºC, introduciendo  dos monodosis de FLOPP Ropa directamente en el interior del tambor.

Flopp Ropa es un detergente neutro que no daña los materiales y los deja en perfecto estado. No añada suavizante. Y en el centrifugado incorpore 50 ml de Careli Neoenzim.

Una vez finalizado el programa, cuelgue los trajes en una percha y déjalos secar sin exponerlos al sol. No lo guarde en un lugar húmedo.

¡DISFRUTE DEL BUCEO!